Las tres fiestas populares del país preferidas por los argentinos

Las tres fiestas populares del país preferidas por los argentinos

Posted By : admin/ 59 0

El Carnaval de Gualeguaychú, el Festival Cosquín de la Canción y la Fiesta Nacional de la Vendimia, son las festividades elegidas por los argentinos al momento de definir un destino turístico que ofrezca fiesta populares.

El Carnaval de Gualeguaychú, el Festival Cosquín de la Canción y la Fiesta Nacional de la Vendimia, son las festividades elegidas por los argentinos al momento de definir un destino turístico que ofrezca fiesta populares.

El podio surge de una encuesta difundida en el día de hoy por la plataforma privada de viajes y turismo Booking.com, que consultó -en marzo de este año- a 1000 usuarios de esa plataforma conformados por hombres y mujeres mayores de 18 años y que hayan realizado al menos dos viajes internacionales.

Carnaval del país, primero

El mayor carnaval del país fue elegido por el 40% de los encuestados que disfrutan o disfrutaron d la increíble fiesta en la provincia de Entre Ríos, a orillas del río con el mismo nombre, en Gualeyguachú reside, considerado uno de los mejores carnavales del mundo, junto con el de Río de Janeiro y Venecia. La fiesta transcurre prácticamente todos los fines de semana, de enero a marzo de cada año, y está marcada por las murgas, grupos de juerguistas que llenan las calles de la ciudad y transmiten el clima de fiesta a cada esquina.

El Corsódromo, una especie de arena construida específicamente para la festividad, recibe desfiles, carrozas de carnaval y disfraces que remiten a los colores y extravagancia del carnaval brasileño. Durante casi tres meses, los integrantes de las murgas bailan al toque del candombe, un ritmo de origen africano con mucha percusión. Los argentinos no se limitan a las calles de la ciudad y llevan la fiesta adentro de sus hogares, además de bares y discotecas, para festejar hasta el amanecer.

Gualeguaychú está ubicada a 225 km de Buenos Aires y es uno de los destinos más populares del país. La visita al Carnaval también puede estar acompañada de paseos turísticos para profundizarse en la cultura argentina, incluyendo una visita a Plaza San Martín, Plaza Urquiza y Catedral San José, indispensables a cualquier viajero.

Por su parte, La fiesta Nacional del Folklore de Cosquín, principal atracción la tradicional de la música folclórica acaparó el 33% de las preferencias, al tiempo que muy cerca, en tercer lugar, se ubica la Fiesta de la Vendimia, con el 31%.

Los argentinos llevan el vino muy en serio y esto no podría ser diferente, además, están entre los más grandes productores mundiales de la bebida. Sin embargo, la Fiesta Nacional de la Vendimia es el momento dedicado a relajar, brindar y celebrar todo lo que abarca el universo del vino. La festividad se celebra anualmente en Mendoza y comienza con la ceremonia de “La bendición de los frutos”, en la que los campesinos agradecen a los dioses por la cosecha de uvas.

La fiesta es una de las celebraciones más antiguas del país – los primeros registros datan de la mitad del siglo XVII, cuando sacerdotes comenzaron a plantar vides con el propósito de producir vino para solemnizar las misas católicas, porque el precio del producto que venía de Europa era muy alto.

Así, Mendoza se ha convertido en el polo más grande de producción de vino en Sudamérica y recibe, todos los años, miles de turistas, no solo por el producto que le dio fama mundial, sino también por sus paisajes increíbles que mezclan aridez del desierto con nieve de las Cordilleras de los Andes, muy bien representada en la región por el Aconcagua, la montaña más alta del continente americano

Los argentinos, los menos “fiesteros” del continente

Un dato curioso más allá del ranking es que los argentinos son los latinoamericanos que menos se interesan en asistir a este tipo de celebraciones al compararse con los brasileños, mexicanos y colombianos.

Es que la encuesta también abarcó a viajeros de esos tres países de América del Sur -los de más turismo emisivo de la región-, Brasil, México y Colombia, utilizando la misma modalidad y número de encuestados que en el caso argentino.

En general, el 77% de los turistas de la región evalúan que, para atraer cada vez más personas, una festividad debe presentar un conjunto de expresiones tradicionales como música, danza y comidas típicas.

El 64% de los viajeros latinoamericanos afirmaron que la fiesta debe ser ´exótica y diferente´, y a un poco más de la mitad (52%) le gustaría que la festividad tenga momentos de relajación, pero a la vez conocimiento y aprendizaje. 

Los turistas mexicanos son los que más viajan para conocer y participar en festividades en su propio país, alcanzando un promedio de cuatro viajes.

Los preferidos en este caso son el Día de los Muertos (66% de los encuestados mexicanos); el Día de la Independencia (57%); y el Festival Cervantino (52%).
En segundo lugar se ubican los colombianos, y sus fiesta preferidas en la encuesta fueron la Feria de las Flores (54%), la Feria de Cali (44%) y el Carnaval de Barranquilla (44%).
Por su parte, los brasileños eligieron como sus fiestas preferidas al Carnaval, Oktoberfest y la Fiesta de San Juan. 

Finalmente, un dato a destacar para conseguir informaciones detalladas y fotos sobre las 16 fiestas más conocidas de estos cuatro países, con el objetivo de ayudar a los viajeros a redescubrir América Latina, especialmente a través de festividades culturales tradicionales, es la creación de la página “Loco Por Ti”, creada por la misma plataforma. Con opción de idioma en Español, Inglés y Portugués, ya tiene habilitadas las guías de Brasil, Argentina, México y Colombia.

Para consultar por más info o saber cuáles son las próximas fiestas en Argentina o el calendario ingresar al sitio www.fiestasnacionales.org

Bogotá: Un viaje en el tiempo por “la dama de Los Andes”

Posted By : admin/ 144 0

Con las mixturas de lo colonial y lo moderno, es un destino obligado para conocer cómo conviven toda una colombianidad en medio de un paisaje de cerros orientales y una gastronomía para no perderse.

Con las mixturas de lo colonial y lo moderno, es un destino obligado para conocer cómo conviven toda una colombianidad en medio de un paisaje de cerros orientales y una gastronomía para no perderse.

La capital cafetera es “La dama de los Andes” según su propia etimología chibcha y nos recibe con un clima acorde para disfrutar de sus encantos urbanos y paisajísticos a casi 2625 metros sobre el nivel del mar, lo que la convierte en la tercera capital más alta de Latinoamérica después de La Paz y Quito.

Una urbe poderosa de 7 millones de habitantes en el que conviven distintos tiempos: un pasado clásico y colonial en sus construcciones con estilo inglés en algunos barrios -Chapinero o Palermo- española en otros – La Candelaria o La Macarena- y la majestuosidad de los edificios modernos que muestran la fuerza de una capital cosmopolita con sus antenas conectadas al mundo.

Las nubes siempre están a punto de explotar y nos obligan a llevar una campera rompevientos a mano para poder sortear de las inclemencias del tiempo que asoman desde las montañas ubicadas al oriente. Al principio puede parecernos una dificultad las amenazas de lluvias constantes, pero después le encontramos el encanto al ritual del Café o Chocolate caliente en cualquiera de sus barrios más pintorescos como La Candelaria, Chapinero, Palermo, Park Guey o la zona norte de la ciudad en la que también siempre abundan los parques como pulmones verdes para disfrutar de la naturaleza, que tienen ferias de pulgas los fines de semana en la calle 119 con 6ta en el barrio de Usaquén o en el centro histórico de la 7ma a la altura de La Candelaria.

Bogotá es un territorio extenso e inabarcable que nos obliga a delimitar nuestro recorrido. Conocida por su enormes dificultades en el tráfico automotor en horarios pico y el servicio del Transmilenio –Metro que atraviesa el distrito en sus cuatro puntos cardinales- es una buena opción: el pase cuesta menos de un dólar: 2500 pesos Colombianos que nos permite hacer distancias largas,pero depende mucho de los horarios que lo tomemos dado a la cantidad de usuarios que se mueven por día a sus trabajos. Otra alternativa, un poco más cara, pero no tanto como en en otras partes, es el Taxi.  

Mixtura gastronómica
En la capital colombiana conviven las culturas en esta mega ciudad entonces tenemos un amplio menú de posibilidades gastronómicas para deleitarnos con los mejores platos de la cocina colombiana o internacional. Si somos amantes de la carne, un lugar infalible es Andrés Carne de Res, que tiene sucursales en distintos puntos turísticos de la ciudad como la Zona T y Zona G en la que se destacan restaurantes y bares de lo más coqueto entre calles 4ta y 9na y de la 66 a 72. Es un gran plan meterse por esas cuadras largas y elegir alternativas de sabores inconfundibles en la que podemos destacar una comida típica como el Ajiaco: sopa de crema de poyo con alcaparras, mazorca, papas, aguacate y una especie de la región llamada Guasca. Un plato típico en la fiesta de navidad en las casas colombianas, pero que podemos comer en restaurantes durante todo el año a un precio accesible.

Vistas panorámicas en Monserrate

Hay que preparar los pulmones para subir al cerro más alto- 3152 metros- que también convoca a atletas y peregrinos todos los días para conocer el santuario del Señor Caído de Monserrate al que asisten unas 7000 personas por día y los días santos son unos 70.000 fieles los que llegan hasta el cerro oriental más famoso de la región.
En el mismo sitio, la banda colombiana Bomba Estereo grabó un video clip acústico de la canción Pa Respirar de su disco Elegancia Tropical.  Es una postal obligada de la ciudad, lograr subir a la capilla que se alcanza a divisar desde cualquier punto cardinal en el que nos encontremos y después montarnos en un teleférico para volar por los cielos andinos. Vale la pena poder tener una mirada panorámica de Bogotá desde las alturas y antes de emprender el regreso disfrutar de un maridaje clásico: un tamal con chocolate caliente para recuperar energías.

La Candelaria

La Candelaria es el centro histórico de la vieja Santa Fe de Bogotá. Un recorrido obligado por una zona que despierta la bohemia cultural en sincronía con una arquitectura colonial clásica que tiene toques de San Telmo en Buenos Aires o Lavapiés en Madrid.

Con una suerte Plazoleta en medio de esas callecitas para hacer un paréntesis de ocio –tomar algo y comer algo rápido al paso como arepas rellenas- mientras distinguimos la juventud rola junto a paredes de murales artísticos que estallan en colores dentro del pasaje llamado Chorro de Quevedo.

Luego, vale la pena continuar en una caminata fotográfica por el barrio que conserva inmutables sus casonas de estilo decimonónico en donde existen una amplia variedad de instituciones artísticas-educativas como museos, salas de teatro y la biblioteca más visitada del continente: la Luis Ángel Arango.

Chapinero

Es un gran sitio para alojarnos en nuestra estadía bogotana. Una localidad con distintos barrios que respira juventud universitaria pero a la vez detalles arquitectónicos que teje algún paralelismo con barrios ingleses, como también ocurre con Palermo en esta misma capital de altura.
Edificios o casas de dos y hasta tres pisos con techos a dos aguas de tejas rojas es la postal típica mientras nos adentros en sus arterias que van desde la Caracas a los Cerros Orientales y de la calle 100 a la 39.

Chapinero ofrece un sinfín de planes gastronómicos –alberga la Zona Gourmet- o culturales porque es un radio de mucho movimiento turístico. Entre los planes obligados podemos hacer una ruta sobre el mejor café colombiano mientras surcamos sus calles por sitios como: Amor Perfecto, Café Cultor y Bourbon donde sirven productos de primera clase y están llenos de conocimiento e información sobre este elíxir tradicional.

Breve manual para cruceristas

Posted By : admin/ 210 0

Hicimos un relevamiento de pasajeros y vendedores que arrojó esta concreta y efectiva guía para cruceristas a tener en cuenta antes de abordar.

Hicimos un relevamiento de pasajeros y vendedores que arrojó esta concreta y efectiva guía para cruceristas a tener en cuenta antes de abordar.

Descartar el aburrimiento. Los cruceros son literalmente “ciudades Flotantes”, donde el tiempo a bordo pasa volando con un sinnúmero de actividades y eventos.

Valija y atuendo: Si bien va en gustos y experiencia de cada pasajero recomendamos llevar algunas mudas de ropa de fiesta para ir a la Noche de Gala, la noche de Blanco y diferentes fiestas temáticas. Hay Shows prácticamente todas las noches. Además no olvidar el traje de baño, y la ropa habitual con la que estamos cómodos.

Comidas: Están todas resueltas. Los cruceros te resuelven el 100 % de los almuerzo y las cenas, con dos o tres menúes incluidos.  El Buffet está abierto prácticamente todo el día, solo se interrumpe después de un último bandejeo que se hace al final del Show nocturno, cerrando a las 2 am.  

Diario de a Bordo. Todas las noches en cada cabina y camarote personal del crucero deja el “Diario de a Bordo”, un informe completo con todas las actividades y shows del día siguiente.

Dinero. En el barco no se acepta efectivo. El Sistema es con una llave personal, que está asociada a la cuenta del pasajero con una tarjeta de crédito que se cobra un saldo inicial. Si se detecta que no quedan fondos, llaman al pasajero desde administración para hacer un depósito de “refuerzo”.  La ultima noche, se imprime el resumen de gastos que se envía a la habitación. El único lugar que maneja dinero en efectivo es el Casino.  

Internet. La conectividad en cualquier crucero es regular-mala. La señal satelital no es buena, incluso el servicio que ofrecen las  mismas navieras no suele ser tampoco una gran diferencia, a la que podemos tener con un plan de datos de cualquier empresa de celulares.

Cabinas. Podemos dividirlas en tres grandes grupos. Cabina interna: completamente cerrada con visión obstruida. Cabina externa panorámica tienen ventanales fijos (no abre la ventana) suele tener una buena vista; con la salvedad que justo toque algún bote salvavidas colgado desde la cubierta que reduce un poco la visión. Finalmente, la Externa con Balcón, vale la pena porque realmente se disfruta de un lugar privado con todas las comodidades y una vista increíble del océano y el paisaje.

Mi primer Crucero: El crucero Buenos Aires-Colonia-Montevideo-Buenos Aires es una buena opción para un debut y probar “la vida bordo”. También los cruceros especiales como el “Fin de año con amigos”,

Niños. Los barcos son pensados para el entretenimiento de grandes y también de niños y pre adolescentes. Hay piletas y salones de juegos acondicionados especialmente para ellos. Si se va con la idea de dejar a los niños de 0 a 4 años solos, la compañía suele cobrar un plus extra por el cuidado del menor.

Madrid una capital de escala humana

Posted By : admin/ 261 0

La ciudad de los reyes reboza vida y está hecha para caminarla. Andar a pie por callecitas angostas que siempre derivan en alguna bocadillería al paso, para hacernos sentir la mejor sazón española en aceite de oliva o el pimentón en sus tapas que acompañan la cerveza o el tinto de verano.

La ciudad de los reyes reboza vida y está hecha para caminarla. Andar a pie por callecitas angostas que siempre derivan en alguna bocadillería al paso, para hacernos sentir la mejor sazón española en aceite de oliva o el pimentón en sus tapas que acompañan la cerveza o el tinto de verano.

Pocos son los lugares, sobre todo las capitales del mundo, que se presentan amables en escala humana para su recorrido.  Además, la ciudad cuenta con un gran servicio de transporte que nos acorta las distancias del distrito capital, ubicado en el centro de España. Un boleto sencillo de metro cuesta 1,50 euros y el abono por 10 viajes a un precio de 12, 50, con el que nos aseguramos movernos con fluidez en nuestra estadía madrileña.

Dejar atrás el Aeropuerto de Barajas y desembocar desde el Remfe o el metro en la Puerta del Sol es comenzar la expedición a pie por esta ciudad que ya nos regala una postal clásica que también es del cine de Alex de la Iglesia: Tío Pepe frente a la antigua casa de Correos. Enseguida descubrimos una arquitectura clásica que nos hace apreciar el embrión de lo que representan tantas otras ciudades de América Latina: calles angostas y balcones coloniales con ventanales, puertas de roble con picaportes dorados, y todas las esquinas dispuestas al encuentro o la gastronomía al paso.

La Plaza Mayor es la síntesis de la historia de una ciudad de reyes en la que también distinguimos el peso que tuvo la corona en siglos pasados a partir de Felipe II en 1561. En ese cuadrado peatonal en el que se yergue una estatua ecuestre en el centro -de Felipe III- y alrededor conviven antiguos palacios, se distingue la ostentación del antiguo imperio que colonizó a pueblos americanos.

Después de un zigzag por el centro, es bueno desembocar en la Calle Mayor 7 para hacer una parada obligada: una cantina clásica española nos invita a despertar el viaje en sabor del mejor jamón crudo del mundo en el Museo del Jamón, que lejos de mostrarte una obra de Diego Velázquez, te pone en primerísimo primer plano los perniles más deliciosos que cuelgan del mostrador. Apenas con un euro, puede comenzar la aventura de un baguette de pan francés untado con tomate triturado,condimentado con una pizca de pimentón junto a fetas del mejor jamón criado a bellotas. Un gol madrileño asegurado.

La Latina

Con el trazado antiguo intacto, el barrio de La Latina es una perla cultural de Madrid con sus Calles de los Moros, Morería y Plaza de la Cebada donde se halla la estación de metro. Al salir nos encontramos con un predio intervenido por colectivos culturales que muestra -desde sus paredes- la fuerza del arte contemporáneo en la ciudad. Un estallido de colores por los murales que recorren toda la cuadra frente al Teatro La Latina y de ahí podemos caminar hasta la esquina y conectar con Calle Toledo para seguir una ruta de buen olfato. Cruzar calle Ruda y aterrizar en El Malcatín para comer el mejor cocido madrileño: un guiso de cocción lenta de distintas carnes y garbanzos para acompañar con un vino de la zona de La Rioja.

Museo El Prado y Reina Sofía

El mundo de los museos es un destino obligado para los amantes del arte y la cultura. Casi que en un mismo radio, La Ronda de Atocha, se condensan siete siglos de las pinturas y esculturas emblemáticas de la Historia Universal.


Por un lado, El Prado, es el más clásico: proyectado primero por el Rey Carlos III e inaugurado durante el gobierno de Fernando VII, el 19 de noviembre de 1819.  Un edificio majestuoso en el que se pueden apreciar desde murales románicos del siglo XII hasta expresiones de fines de siglo XIX. Casi una mañana entera nos haría falta para poder disfrutar de los distintos salones donde se encuentran prestigiosas obras como “El Jardín de las Delicias” de El Bosco, “La Crucifixión“ de Juan de Flandes; “El Caballero de la mano en el pecho“ de El Greco,  “Las Meninas“ de Velázquez, entre otros de importantes artistas como Rafael, Rembrandt y Rubens. Abre de Lunes a sábado abierto, de 10 a 20 horas, con una entrada de 15 euros para adultos.

Con una impronta más moderna, el Museo Reina Sofía, reune el arte contemporáneo del siglo XX en el que se destaca una obra monumental como El Guernica de Picasso y estilos artísticos como el Cubismo, Expresionismo y Surrealismo.  El proyecto comenzó en 1894 y tuvo distintas sedes hasta que se logró montar finalmente el edificio actual en 1992 para completar, en la Ronda de Atocha, un triángulo de arte de Madrid junto al Prado y Thyssen-Born1emisza.  El museo está abierto de lunes a sábado (excepto el martes), de 10 a 21 horas, con un precio de 23 euros con una visita guiada de 75 minutos, mientras que el domingo a partir de las 13.30 el acceso es gratuito.

Viví en Corrientes la Experiencia Chamamé

Posted By : todofoster/ 13 0

Entre el 12 y el 21 de enero de 2018 se hará la 28º Fiesta Nacional y la edición número 14 de la Fiesta del Chamamé del Mercosur. Este fin de semana, este acontecimiento se palpitará en suelo porteño.

Entre el 12 y el 21 de enero de 2018 se hará la 28º Fiesta Nacional y la edición número 14 de la Fiesta del Chamamé del Mercosur. Este fin de semana, este acontecimiento se palpitará en suelo porteño.

Aún se desconocen los artistas que cautivarán al público durante el primer mes del próximo año, pero esta tradicional cita correntina ya despierta interés por el nutrido cronograma que este evento presenta año tras año.

Es importante tener en cuenta que esta fiesta será presentada de manera oficial este sábado por la tarde en el Centro Cultural Kirchner ubicado en Buenos Aires, donde ya es posible retirar entradas gratuitas para disfrutar el lanzamiento. Al respecto, se aclaró que la asistencia es libre y sin costo pero está sujeta a la disponibilidad del recinto donde, por ejemplo, actuarán Gabriel Cocomarola y Pablo del Valle. El objetivo de esta convocatoria impulsada por el Instituto de Cultura de Corrientes es revelar, frente a medios tanto argentinos como extranjeros y con la presencia de diversas autoridades de la provincia y la nación, detalles del festejo que se prepara para 2018.

Lejos de limitarse a shows artísticos, la Experiencia Chamamé invita a descubrir y apreciar durante más de una semana tradiciones, paisajes, olores y sabores correntinos.

La FIT, a puro chamamé

Un día después de difundir estas jornadas en el Centro Cultural Kirchner, la 28º Fiesta Nacional del Chamamé ganará notoriedad en La Rural Predio Ferial del Buenos Aires ya que se aprovechará la participación de la provincia de Corrientes en la Feria Internacional de Turismo de América Latina (FIT) para potenciar el interés del público.

Según se informó, el ministerio provincial de Turismo y el Instituto correntino de Cultura ofrecerán información del evento en el salón auditorio de la exposición y, horas más tarde, Gabriel Cocomarola y Pablo del Valle se encargarán de ponerle música a la jornada.

Sin lugar a dudas, estas iniciativas culturales que enriquecen a la Experiencia Chamamé constituyen una agradable excusa para pasear por Corrientes, la cuna de muchos cracks argentinos donde, antes o después de realizar otras actividades para conocer el entorno y las costumbres locales, se pueden disfrutar apasionantes jornadas de pesca.