Razones para visitar Pipinas

Razones para visitar Pipinas

Posted By : admin/ 299 0

A 160 kilómetros de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires existe un pueblo bonaerense capaz de cautivar a todos los viajeros que disfrutan los encantos del turismo rural.

A 160 kilómetros de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires existe un pueblo bonaerense capaz de cautivar a todos los viajeros que disfrutan los encantos del turismo rural.

Pipinas es el nombre de la localidad argentina perteneciente al partido de Punta Indio que está cautivando a cada vez más gente con una propuesta que combina naturaleza, tradición, historia y gastronomía.

Sacando el pie del acelerador durante el viaje en auto por la Ruta Provincial 11 que conduce a la Bahía de Samborombón y a diferentes destinos de la Costa Atlántica es posible llegar a un entorno apacible en el cual el aire rural relaja y propone viajar en el tiempo. Viejas construcciones que dejan al descubierto el pasado de Pipinas; puestos que tientan al paladar y al olfato con salames, dulces caseros, quesos y panes de campo; payadores y paseos a caballo alimentan el entusiasmo de argentinos y extranjeros por este rincón bonaerense situado a escasos kilómetros de un balneario al que llegan muchos amantes de la pesca con la ilusión de tener la suerte de capturar algún moncholo, lenguado o corvina rubia.

El Museo Abierto Pipinas basado en intervenciones artísticas en diferentes puntos de la zona, el hotel bautizado con el nombre de la localidad que fue recuperado por un grupo de vecinos que armó una cooperativa, el Centro Tradicionalista El Rodeo y la sede de la Comisión Nacional Aeroespacial focalizada desde hace tiempo en un proyecto de lanzador argentino denominado Tronador II hacen que este destino rural se vuelva más pintoresco y especial para quienes llegan a él. Los esfuerzos de los vecinos para recuperar el esplendor del pueblo fueron clave para atraer visitantes: al respecto, es interesante mencionar que la Cooperativa de Trabajo Pipinas Viva surgió en 2003 con el objetivo de activar la modalidad de turismo comunitario, una idea que ha dado sus frutos.

Con los eventos populares inspirados en el campo, como la Gran Fiesta Criolla, la celebración de cada aniversario del pueblo y la Fiesta del Cordero al Asador, esta comunidad realza su visibilidad año tras año y va incrementando, sin prisa pero sin pausa, su número de visitantes gracias al poder de las recomendaciones “de boca en boca”.