Palacios de Seúl, un viaje al pasado

Palacios de Seúl, un viaje al pasado

Posted By : admin/ 119 0

La capital de Corea del Sur te puede maravillar por sus rascacielos y su tecnología, pero también por su rica historia. Si te interesa conocer su pasado, no podés dejar de visitar los palacios antiguos de la ciudad.

La capital de Corea del Sur te puede maravillar por sus rascacielos y su tecnología, pero también por su rica historia. Si te interesa conocer su pasado, no podés dejar de visitar los palacios antiguos de la ciudad.

En tiempos de la dinastía Joseon, que se desarrolló entre finales del siglo XIV y comienzos del siglo XX, la familia real construyó varios palacios que sirvieron como residencia real y como sede de celebraciones y ceremonias. Hoy esos edificios constituyen un valioso patrimonio histórico, arquitectónico y turístico de Seúl.

Por lo general los palacios tenían características similares, con una zona interior donde residía el rey con su familia y una zona exterior que el monarca empleaba para reunirse con sus funcionarios y organizar eventos. Habitualmente los palacios disponían de un jardín en la parte de atrás con glorietas y estanques para que la familia real se distienda y descanse.

El palacio Gyeongbokgung es el más antiguo y el símbolo principal de la dinastía Joseon. Su historia es turbulenta: fue construido en 1395, consumido por el fuego en el marco de la Guerra de Imjin (siglo XVI), reconstruído en 1867 y vuelto a destruir con la ocupación japonesa del siglo XX. En 1990 se inició un plan integral de restauración que aún se sigue llevándose a cabo.

Al este de Gyeongbokgung, aparece otro palacio histórico: Changdeokgung, mencionado como el de mejor estado de conservación entre todas estas residencias reales. Sus orígenes se remontan a 1405, teniendo como característica distintiva sus jardines y su entorno natural.

El palacio Deoksugung, por su parte, fue uno de los más usados durante la época Joseon. En su caso, lo más saliente es la combinación del estilo tradicional coreano con elementos occidentales, fruto de la decisión de un arquitecto ruso.

Un cuarto palacio imperdible en la capital coreana es Changgyeonggung, desarrollado para los miembros de mayor edad de la familia real. El invernadero que data de 1909 es una de sus joyas, ya que es el primer invernadero de estilo occidental que se construyó en esta nación asiática.

Un santuario que forma parte del Patrimonio Cultural de la Humanidad

El recorrido por los palacios históricos de Seúl puede complementarse con una visita al Santuario de la Realeza Jongmyo, que forma parte del Patrimonio Cultural de la Humanidad de la Unesco. Entre sus espacios más importantes, se destaca el sendero Samdo: un camino de tres carriles (uno para el rey, otro el príncipe y el tercero para los espíritus divinos) que aún hoy no puede pisarse por respeto y para proteger este patrimonio.