Madrid una capital de escala humana

Madrid una capital de escala humana

Posted By : admin/ 374 0

La ciudad de los reyes reboza vida y está hecha para caminarla. Andar a pie por callecitas angostas que siempre derivan en alguna bocadillería al paso, para hacernos sentir la mejor sazón española en aceite de oliva o el pimentón en sus tapas que acompañan la cerveza o el tinto de verano.

La ciudad de los reyes reboza vida y está hecha para caminarla. Andar a pie por callecitas angostas que siempre derivan en alguna bocadillería al paso, para hacernos sentir la mejor sazón española en aceite de oliva o el pimentón en sus tapas que acompañan la cerveza o el tinto de verano.

Pocos son los lugares, sobre todo las capitales del mundo, que se presentan amables en escala humana para su recorrido.  Además, la ciudad cuenta con un gran servicio de transporte que nos acorta las distancias del distrito capital, ubicado en el centro de España. Un boleto sencillo de metro cuesta 1,50 euros y el abono por 10 viajes a un precio de 12, 50, con el que nos aseguramos movernos con fluidez en nuestra estadía madrileña.

Dejar atrás el Aeropuerto de Barajas y desembocar desde el Remfe o el metro en la Puerta del Sol es comenzar la expedición a pie por esta ciudad que ya nos regala una postal clásica que también es del cine de Alex de la Iglesia: Tío Pepe frente a la antigua casa de Correos. Enseguida descubrimos una arquitectura clásica que nos hace apreciar el embrión de lo que representan tantas otras ciudades de América Latina: calles angostas y balcones coloniales con ventanales, puertas de roble con picaportes dorados, y todas las esquinas dispuestas al encuentro o la gastronomía al paso.

La Plaza Mayor es la síntesis de la historia de una ciudad de reyes en la que también distinguimos el peso que tuvo la corona en siglos pasados a partir de Felipe II en 1561. En ese cuadrado peatonal en el que se yergue una estatua ecuestre en el centro -de Felipe III- y alrededor conviven antiguos palacios, se distingue la ostentación del antiguo imperio que colonizó a pueblos americanos.

Después de un zigzag por el centro, es bueno desembocar en la Calle Mayor 7 para hacer una parada obligada: una cantina clásica española nos invita a despertar el viaje en sabor del mejor jamón crudo del mundo en el Museo del Jamón, que lejos de mostrarte una obra de Diego Velázquez, te pone en primerísimo primer plano los perniles más deliciosos que cuelgan del mostrador. Apenas con un euro, puede comenzar la aventura de un baguette de pan francés untado con tomate triturado,condimentado con una pizca de pimentón junto a fetas del mejor jamón criado a bellotas. Un gol madrileño asegurado.

La Latina

Con el trazado antiguo intacto, el barrio de La Latina es una perla cultural de Madrid con sus Calles de los Moros, Morería y Plaza de la Cebada donde se halla la estación de metro. Al salir nos encontramos con un predio intervenido por colectivos culturales que muestra -desde sus paredes- la fuerza del arte contemporáneo en la ciudad. Un estallido de colores por los murales que recorren toda la cuadra frente al Teatro La Latina y de ahí podemos caminar hasta la esquina y conectar con Calle Toledo para seguir una ruta de buen olfato. Cruzar calle Ruda y aterrizar en El Malcatín para comer el mejor cocido madrileño: un guiso de cocción lenta de distintas carnes y garbanzos para acompañar con un vino de la zona de La Rioja.

Museo El Prado y Reina Sofía

El mundo de los museos es un destino obligado para los amantes del arte y la cultura. Casi que en un mismo radio, La Ronda de Atocha, se condensan siete siglos de las pinturas y esculturas emblemáticas de la Historia Universal.


Por un lado, El Prado, es el más clásico: proyectado primero por el Rey Carlos III e inaugurado durante el gobierno de Fernando VII, el 19 de noviembre de 1819.  Un edificio majestuoso en el que se pueden apreciar desde murales románicos del siglo XII hasta expresiones de fines de siglo XIX. Casi una mañana entera nos haría falta para poder disfrutar de los distintos salones donde se encuentran prestigiosas obras como “El Jardín de las Delicias” de El Bosco, “La Crucifixión“ de Juan de Flandes; “El Caballero de la mano en el pecho“ de El Greco,  “Las Meninas“ de Velázquez, entre otros de importantes artistas como Rafael, Rembrandt y Rubens. Abre de Lunes a sábado abierto, de 10 a 20 horas, con una entrada de 15 euros para adultos.

Con una impronta más moderna, el Museo Reina Sofía, reune el arte contemporáneo del siglo XX en el que se destaca una obra monumental como El Guernica de Picasso y estilos artísticos como el Cubismo, Expresionismo y Surrealismo.  El proyecto comenzó en 1894 y tuvo distintas sedes hasta que se logró montar finalmente el edificio actual en 1992 para completar, en la Ronda de Atocha, un triángulo de arte de Madrid junto al Prado y Thyssen-Born1emisza.  El museo está abierto de lunes a sábado (excepto el martes), de 10 a 21 horas, con un precio de 23 euros con una visita guiada de 75 minutos, mientras que el domingo a partir de las 13.30 el acceso es gratuito.