Escondido en Buenos Aires: Restaurant Nápoles

20

Ago
2019

Escondido en Buenos Aires: Restaurant Nápoles

Posted By : admin/ 133 0

De anticuario a restaurant, el Nápoles de San Telmo bien vale una visita para tomar un rico café o comer alguna pasta en un lugar que nos remonta a los comienzos de siglo XX. 

En uno de los rincones más antiguos y atractivos de Buenos Aires, el Nápoles es un caos premeditado de antigüedades en un gigantesco salón que lo convierte en uno de los restaurantes más lindos de Buenos Aires. Allí cada espacio es único. Cada mueble es distinto en sus dos mil metros cuadrados repletos de objetos antiguos que van desde una vieja Harley-Davidson o un Maserati, pasando por muebles antiquísimos y hasta las réplicas de los soldados del Ejército de Terracota.

Entrar a Nápoles es  conocer  un ambiente que nos remonta a comienzos del siglo pasado y a hacer un viaje en el tiempo para sentarnos en un viejo living señorial a tomar un café, o disfrutar un plato en una de las decenas de mesas antiguas y únicas que se reparten en el salón. Es uno de esos lugares que uno vuelve y siempre descubre algo. Hay sorpresas en cada rincón.

Cabe destacar que el servicio de Cafetería es muy bueno, con una variedad de platos en la carta, y menúes de pasos; mientras que los más recomendados siguen siendo las pastas caseras y las pizzas. Un espectáculo digno de ver son los cocineros amasando frente al público, mientras decenas de clientes disfrutan de un encuentro con amigos, en familia o en pareja.

Hace dos años y medio Nápoles abrió sus puertas como restaurant, pero con una escala mucho menor. Hoy cuenta con un espacio cálido y distinto a todos, por el tamaño del lugar, pero sobre todo por el tamaño de las antigüedades y objetos que rodean a las mesas del restaurant.

Si bien su carta es limitada y un tanto polémica en función de los comentarios de los comensales, la pizza y las pastas si es una fija de la carta , al igual que la barra de tragos que es muy recomendada.

El salón tiene capacidad para 350 personas y los sábados -con el recambio- atiende unas 700. Al menú se le agrega también una o dos pescas del día, fiambres italianos, cerdo, pan casero, cinco variedades de cerveza tirada.

Gabriel del Campo es el nombre detrás del Resto y del anticuario  que lleva su nombre, el de un apasionado de las antigüedades que a pesar de las crisis y los vaivenes del país decidió reinventar su negocio y hacerlo rentable, mientras que la venta de antigüedades representa entre un 10 o un 15% de la facturación mensual.

Dónde queda: Avenida Caseros 449, San Telmo. CABA.

Para tomar: Tiene muy buena cafetería y coctelería.

Para comer: Se recomiendan muchos las pizzas y las pastas. También hay Dietas Especiales y platos aptos para vegetarianos y veganos.

Lo malo: Usan servilletas de papel.

Horario: Abierto de miércoles a sábados mediodía y noche. Domingos y Lunes de 10 a 17 hs.

Contacto: facebook.com/napolesristorante o al 011- 155 417 1802

Leave your comment

Please enter comment.
Por favor ingresá tu nombre
Por favor escribí tu correo electrónico
Please enter a valid email address.