De Paris a Montpellier en el Tren de Alta Velocidad

29

May
2019

De Paris a Montpellier en el Tren de Alta Velocidad

Posted By : admin/ 396 0

El TGV, un clásico del transporte de pasajeros, es una experiencia imperdible.

Las imágenes de los pueblos rurales descubren los paisajes de una hermosura propia de una película, incluso a la velocidad de 285 kilómetros por hora que alcanza esta formación del TGV de las 11.07, que unen la capital de Francia con la quinta ciudad francesa: Montpellier, en la que viajan desde franceses ejecutivos y familias, hasta mochileros, amigas solas y turistas de todo el mundo.

En un viaje de tres horas y media en la que recorre unos ochocientos kilómetros, el paisaje del camino atraviesa los sentidos con hermosas imágenes de campos con pequeñas parcelas que parecen pintadas, en un abanico de verdes y amarillos que logran texturas desde el tren, hasta las montañas – o colinas- mientras se meten por las ventanillas las típicas casas de los pueblos rurales de la región Centro Este, Centro Oeste y Sur de Francia.

Dos Italianas toman cerveza y ríen, un Francés lee un libro sobre negocios (Bullshit Jobs), y dos jóvenes con resaca duermen todo el viaje en el coche 4.  El interior del tren el confort sobresale con comodidades, limpieza y vagones aislados del sonido de las vías, generando un clima de relax butacas equipadas con mesas, wifi y conexión para dispositivos electrónicos.

Tal es así que los libros y hasta el plan de dormir en el viaje parecen un desperdicio pudiendo ver desde la ventanilla elevada por el terraplén de las vías, una sucesión de ciudades, entre los cuales se mezclan los pueblos con  hermosas casas Chalet, mientras hacia el horizonte las capillas sobresalen de los techos de tejas colonial y de pizarra azul, con las montañas bajas que recortan el horizonte y fijan el final de un verdadero cuadro.

Los productores agropecuarios – en su mayoría pequeños- no se encajan. El asfalto llega hasta la puerta de sus chacras que manejan pequeños volúmenes de producción a comparación con las miles de toneladas de los campos argentinos. Agricultores y ganadería, principalmente ovejas y vacas de carne y lecheras; mientras que los cultivos extensivos son principalmente trigo, cebada y centeno, no aptos para celíacos. En verano llegarán el girasol, la colza y algo de soja, a los que se suman cultivos intensivos bajo cubierta.

Placer y bufet a A bordo.

“Todo bello viaje largo, necesita de hambre”, reza el slogán del bufet que vende desde café y chocolate suizo, hasta sándwiches de miga (curiosamente no hay baguettes), ensaladas, comidas  frías, menú de desayuno y menú de almuerzo estándar y vegetarianos. Para bajarlo agua, gaseosa y cerveza en el bufet del vagón 6.

Otra de las comodidades es que a través del Wifi y  la app del Tren se puede ordenar al comedor y te lo alcanzan al asiento, aunque no viene mal levantarse y caminar para estirar las piernas.

El baño del vagón número 7 está adaptado para cambiar bebes a bordo, otras de las informaciones que pasan por las pantallas electrónicas que marcan el tiempo de viajes y la velocidad que alcanza los 285 kilómetros por hora, y rara vez va a menos de 200.

Primera Estación: Valance

La formación atraviesa rutas nacionales, provinciales y autopistas; pero también hermosos arroyos y ríos de gran caudal. Son las 13.17 y a dos horas de salir llegamos a la primera Estación intermedia – Valance-, en la región del Ródano-Alpes, situada al  que limita con las regiones de Provenza-Alpes-Costa Azul, Languedoc-Rosellón, Auvernia, Borgoña y Franco-Condado, así como con Suiza y con Italia. En 3 minutos los pasajeros aprovechan para terminar su cigarrillo armado ó dar unas pitadas a sus versiones electrónicas que se reproducen como cucarachas en las tierras de Napoleón. En cinco minutos – aviso mediante- cierra las puertas y continúa.

Es la primera vez en esta zona, y la prolijidad de la vegetación, la limpieza de los cultivos del campesino se integran al paisaje natural de la vegetación Retamas, álamos de distintos tipos, cipreses y hermosas flores que crecen en muchas de las banquinas del recorrido que asemejan a canteros de un parque londinense. Viñedos y algunos frutales completan el espectacular paisaje.

Franceses y turistas de todas las edades, ejecutivos, familias y viajeros solitarios van en este tren del primer mundo que tiene servicios como este al sur de Francia, pero también a Suiza. Aquí los parques eólicos y los paneles solares son un denominador común, al tiempo que la vegetación y el bosque forestal no se puede tocar por ley, pero si hacer una presentación para aprovechar la leña y hacer un uso racional para la vida en el campo.

A las 14.06 horas el tren llega a Nimes, donde está el famoso anfiteatro romano “Las Arenas de Nimes”- mejor conservado, diseñado para los combates de Gladiadores y animales, como bien pueden verse en las series de cómo “Spartacus” ó la famosa película Gladiador. (Pronto haremos un Post de la visita)

Remodelada en los últimos años, las Estación Saint-Roch de Montpellier (Foto) mutó por completo, con amplios accesos inclusivos, lugares comunes donde hacer tiempo, trabajar o esperar el siguiente tren; además de ser el epicentro del trasporte de una cuidad universitaria y con gran pujanza digna de ser visitada, con baños públicos y toda la información para el visitante.

Info del servicio.

El tren sale de la Estación Paris Gare Lyon a las 11.07 – hay 15 servicios por día y pantallas gigantes indicadoras por todo el andén– y llega a la renovada Estación de St. Roch de Montpellier a las 14.36. El servicio de segunda, que es mejor que el de cualquier avión en clase turista, con más espacio para las piernas y mesas más amplias rebatibles. El pasaje 50 euros y la duración del viaje es de 3 horas y media. Los trenes arrancan con un servicio Primera hora de salida 05:24 y la última 20:24

El mismo ticket impreso que la empresa envía por mail, cuenta con un código QR que es suficiente para viajar.  El ticket se escanea al ingresar al Andén y a menos de una hora del recorrido pasa el control para escanear los boletos nuevamente. Para el equipaje hay suficiente lugar en las estanterías ubicadas en las uniones de los vagones.

En ambos sentidos, el pasajero se embarcará en la estación de Montpellier Saint-Roch y llegará directamente a París-Gare de Lyon. La mayoría de los viajes entre Montpellier y París son directos. El precio promedio de un tren directo a Montpellier es de 85 euros, pero es posible encontrar boletos cuyo precio sea más bajo que el precio promedio para reservar su lugar al menos tres meses antes de tomar la carretera.

Fotos: @en.oui.sncf

Leave your comment

Please enter comment.
Por favor ingresá tu nombre
Por favor escribí tu correo electrónico
Please enter a valid email address.