Destinos de Fe: Salvador de Bahía, Cuba y Ciudad de México.

Destinos de Fe: Salvador de Bahía, Cuba y Ciudad de México.

Posted By : admin/ 364 0

Hay diferentes formas de viajar y si bien motivos sobran, uno puede ser la fe. En esta nota te mostramos tres destinos que no podés dejar de agendar. Cada año recibe a miles de fieles en sus fechas festivas. Eventos imperdibles para conectar espiritual y emocionalmente con tu propósito de vida.

Hay diferentes formas de viajar y si bien motivos sobran, uno puede ser la fe. En esta nota te mostramos tres destinos que no podés dejar de agendar. Cada año recibe a miles de fieles en sus fechas festivas. Eventos imperdibles para conectar espiritual y emocionalmente con tu propósito de vida.

Los lugares se abren por completo en cada itinerario. Se dice que uno no regresa nunca de la misma manera en que partió. Incluso muchas veces lo vivido supera ampliamente el mapa original de viaje. Hay quienes vuelan en busca de un acto de fe y quienes se topan con esta experiencia en el camino.

Brasil y su diosa del Mar

Salvador de Bahía es conocido por sus playas, fiestas y coloridos paisajes de arquitectura colonial portuguesa. Las fotos del centro histórico del  Pelourinho,  barrio de la ciudad de Salvador, capital del Estado de BahíaBrasil son de las más conocidas. También nombrada como la ciudad de la alegría, cuenta con uno de los carnavales más grandes del mundo. Tierra de contrastes dicen algunos historiadores por ser antiguamente uno de los centros del tráfico de esclavos africano. Hoy sus tradiciones culturales afrobrasileñas y el gran afluente turístico hacen de este sitio uno de los más visitados.

Pero una de las fechas más concurridas es sin dudas el 2 de febrero, cuando se celebra la Fiesta de Iemanjá, protectora de los barcos y pescadores, diosa del mar y la feminidad. Todos los años llegan a reunirse hasta un millón de personas para venerarla. Mayoría de mujeres o familias vestidas completamente de blanco se acercan a pedir fertilidad, amor y paz. Los pescadores agradecen y piden épocas de buena pesca.

Hay quienes definen a esta diosa como “vanidosa”, por ofrendas asociadas a la belleza como pueden ser labiales y hebillas para el pelo. Sin embargo también es simbolizada con todo lo que refiere al mar como caracoles y el color azul. Además de una inmensa cantidad de flores.

Desde la orilla, la fiesta comienza en la playa del barrio Río Vermelho -una colonia de pescadores donde nació la celebración- se encienden velas, se realizan danzas con tambores y cantos religiosos y  mediante barcas se introducen las ofrendas al mar, incluidas las cartas con pedidos, que según la leyenda no deben volver a la orilla para ser cumplidos.

Virgen de la Caridad en Cuba

Quienes la visitaron dicen que la Virgen de la Caridad del Cobre se les apareció por primera vez alrededor de 1612, a tres campesinos que iban por la Bahía de Nipe en busca de sal. Convertida en la patrona de Cuba, fue reconocida como santa por la Iglesia Católica en 1936 y visitada por tres papas. Su santuario en la cima del cerro Maboa en Santiago de Cuba es diariamente visitado por sus fieles, que le ruegan por salud ya que es muy conocida por sus curaciones, aunque también se le piden casamiento. Entre sus ofrendas cuenta con una enorme cantidad de fotos de bodas y muletas que simbolizan el logro de una recuperación y trofeos. Sobresale la medalla del premio nobel de literatura Ernest Hemingway.  

Cada 8 de septiembre sus devotos sacan en procesión la imagen de la virgen de manto amarillo nombrada cariñosamente por los cubanos como “Cachita”. La Basílica Santuario de Nuestra Señora de la Virgen de la Caridad del Cobre es visitada por miles de fieles que rinden homenaje y muestran su devoción hacia la virgen, llevándose pequeñas piedras de la mina que conservan en vasos de agua, en sus hogares para la buena suerte.

México y la Guadalupe

Peregrinar cada 12 de diciembre hasta la basílica de la Virgen de Guadalupe es sin duda una de las fiestas más reconocidas de México. La historia cuenta que se le apareció en 1531 a Juan Diego, un nativo de Cuautitlán que iba por la cumbre del cerro de Tepeyac en busca de ayuda para un familiar enfermo. Ella le pidió que ahí mismo se construyera un templo para recibir a todos los que necesitaran su amparo.  

“Lupita” es hoy más que la patrona de México y su imagen se ha convertido en un símbolo popular  que se lleva en parches, tatuajes, remeras y llaveros. De enorme dimensiones la basílica invita a recorrer distintas capillas repletas de símbolos mexicanos. Para ver la pintura de su imagen se debe pasar por una cinta eléctrica que no permite detenerse frente a ella.

Sus devotos aseguran que con solo invocarla es milagrosa. Y en la enorme predio de la basílica siempre hay músicos cantando “Las mañanitas”. De rasgos mestizos se la conoce como la virgen embarazada, por lo que se ha convertido en la patrona de los niños por nacer.  

FOTOS: Pexels