16

May
2019

Bienvenidos a Ilhabela

Posted By : admin/ 378 0

¿Estás por viajar a la isla? Acá te contamos todo lo que podés hacer en la costa norte del estado de São Paulo, a 210 km de la capital paulista y a 450 km de Río de Janeiro. Aquí comienza tu viaje.

Ilhabela -traducido como isla bella en español- es una de las playas favoritas de los paulistas y de los turistas que llegan en crucero arribando al Centro Histórico. Pero esta no es la única forma de llegar. También se puede tomar una balsa desde la ciudad de São Sebastião, estado de São Paulo, donde podrá subir incluso un vehículo. El precio del transporte será el correspondiente al vehículo (auto, camión o moto) y una tasa ambiental de R$ 7,50, que se obtiene sin reserva previa. Si llegás en ómnibus hasta allí, cruzarás gratis como peatón.

Una vez en la isla deberá procurarse repelente para auyentar la presencia de los borrachudos, una especie de mosquitos que pican a la altura de pies y tobillos, porque vuelan bajo, en cualquier lugar y hora del día. Luego de esta aclaración y aunque los borrachudos suelen ser bastante molestos, nada empaña la hermosura de las posibilidades que ofrece la isla conocida como la Capital de Vela.

Una parada obligada será el Centro Histórico conocido como Vila Ilhabela -a 6 km. de la balsa- donde podrá apreciar la arquitectura colonial portuguesa y la presencia de la Iglesia de Nuestra Señora D’ayuda, construida en piedra entre 1697 y 1718. Por estar elevada frente al mar ofrece una vista panorámica. Las nochecitas por la zona se llenan de luces y colores, principalmente en la conocida calle del medio los bares, aromas y artistas callejeros completan la postal. Una enorme cantidad de prestigiosas marcas poseen casas comerciales, entre otras tiendas de decoración. Allí mismo el muelle de los pescadores es una caminata obligada.

Con más de 40 playas, la isla se torna ideal para los deportes acuáticos. Varias playas son especiales para buceo,  ya que existe una gran cantidad de naufragios para explorar. En esta zona las aguas también se caracterizan por ser calmas y transparentes, siendo el snorkel otra forma de disfrutar el mar.

Ilhabela cuenta con alrededor de 30 mil habitantes que viven mayoritariamente en la costa oeste. Refugio de la alta sociedad de São Paulo durante los fines de semana y el festejo ineludible de año nuevo. Reveillon, es la fiesta en barco más concurrida en estas fechas, pero también lo son las que conmemoran a la virgen patrona del lugar, la semana internacional de vela, y los carnavales.

La ruta de la costa

La ruta costera que recorre la isla es un hermoso paseo para los aficionados a la bicicleta. Desde allí se puede acceder a las playas más pequeñas con posibilidades de realizar windsurf o apreciar el mar desde los bares y restaurantes que conforman la amplia oferta gastronómica de la isla.

Sin embargo las playas Castelhanos y Bonete, Eustáquio, Fome y Jabaquara son de una belleza para destacar. Se recomienda pasar el día en cada una de ellas, o conjugar dos cercanas en un mismo paseo, en jeep o lacha.

Caminatas y senderismo

Las caminatas o trilhas por senderos naturales pueden ser otra opción en este territorio, las hay con diferente grado de dificultad. El esfuerzo  vale la pena, no solo por los lugares a los que se llega a través de ellos sino por lo que habilita el recorrido. Un consejo: hacerlas con una guía. Por mencionar algunas, podemos nombrar las caminatas al Pico do Baepi, trilha do Bonete y la subida a la cascada del Gato.

Pero esta no es la única cascada para visitar y bañarse. 3 Tombos, Toca y Paquetá son algunas de las más visitadas. Para los que buscan un poco más de historia la Cachoeira da Toca, es recomendada por sus pozos de agua, duchas y toboganes naturales bien fríos, al tiempo que se puede conocer y degustar una de las pocas fábricas de la tradicional cachaça artesanal fabricada por una familia de la región desde 1957. Emociona.

Si la pregunta por el clima es lo que está necesitando anticipar, se define como tropical costero húmedo, con una temperatura anual de 24º C, con lluvias habituales durante el verano. Pero no se preocupe que los pobladores le avisaran con un solo abrir de ojos cómo irá el día para poder organizar sus paseos. Aunque siempre puede sorprender la salida del sol, la isla es bela -bella- aunque llueva.

FOTOS: Lucrecia Gallo

Leave your comment

Please enter comment.
Por favor ingresá tu nombre
Por favor escribí tu correo electrónico
Please enter a valid email address.