Colonia Suiza te espera en la Patagonia

11

Dic
2017

Colonia Suiza te espera en la Patagonia

Posted By : admin/ 97 0

A menos de treinta kilómetros de San Carlos de Bariloche se encuentra una pequeña localidad ideal para excursiones de un día de duración que promete conquistar tu paladar y cautivar tu vista.

Si querés relajarte en un entorno natural precioso, sorprenderte con una antigua ceremonia gastronómica, adquirir artesanías y deleitarte con dulces caseros, en el marco de tu estadía en Bariloche reservá algunas horas para pasear por Colonia Suiza y descubrir sus encantos.

Este pintoresco lugar está considerado un patrimonio histórico y tiene la particularidad de ser el primer asentamiento europeo de la zona. Según se cuenta, se fundó a finales del siglo XIX.

Entre los imperdibles de este rincón patagónico de extraordinaria belleza natural aparece el curanto, una comida de raíces araucanas que Emilio Goye, uno de los primeros hombres que se instaló en esta comunidad, logró introducir desde suelo chileno. Cada domingo, antes del mediodía, el ritual se renueva para cocinar sobre la tierra, en un pozo de aproximadamente quince centímetros de profundidad, valiéndose de piedras calientes sobre las cuales, en un colchón de maqui o nalca se distribuyen papas, cebollas, batatas, zanahorias, salchichas parrilleras, pollo, cerdo, cordero, carne de vaca y chorizos, por enumerar algunos de los ingredientes infaltables de este menú que visitantes ocasionales y vecinos estables de Bariloche recomiendan a aquellos que aún no tuvieron oportunidad de disfrutarlo. Para que todos puedan saber de qué se trata el curanto, hay degustaciones.

Claro que, además, los turistas tienen una interesante oferta gastronómica para disfrutar otros sabores y diversas casas de té para recargar energía a base de delicias autóctonas. La feria artesanal, por su parte, abre los miércoles y domingos y es ideal para llevarse recuerdos de la excursión por esta localidad que, sin dudas, deja una huella imborrable en el corazón de los viajeros.

Acercarse a las plantaciones cuyos frutos se aprovechan durante todo el año para la elaboración de postres, conservas y dulces también es un gran plan que concluye con una degustación para sacar conclusiones propias acerca de los productos comestibles de fabricación artesanal que se comercializan en diferentes puntos de la Colonia Suiza.

Leave your comment

Please enter comment.
Por favor ingresá tu nombre
Por favor escribí tu correo electrónico
Please enter a valid email address.